El libro de los esnobs del duque de Bedford es un libro muy cachondo: lleno de ironía y sorna. Y no menos importante, el autor hace chanza de todo, pero empezando por él mismo. Un libro muy recomendable porque, no lo olviden, todos somos esnobs (aunque esta cuestión la dejamos para otro día).

Y para muestra, el capítulo "Qué venerar":

"Hay varias cosas básicas que uno debe reverenciar: dinero y rango, poder e influencia. [...] La gente me pregunta a menudo si me gusta ser duque. Sí, me gusta. Algunos —los más directos— me preguntan si sé, además, que ser duque es un anacronismo. Sí, eso también lo sé. Y no tiene nada de contradictorio: uno puede disfrutar de un anacronismo. Las ventajas de ser duque pueden ser completamente inmerecidas, pero son muchas y enormes. Yo disfruto de esas ventajas y nadie va a verme jamás al frente de ningún movimiento revolucionario consagrado a abolir la nobleza.

Además, la edición está cuidadísima. Y para muestra, este vídeo.

El regalo perfecto para ese amigo (esnob) al que nunca sabes qué regalar...